La Reforma Laboral

El despido por causas económicas será más fácil para las empresa. Al redefinir las causas, la extinción de la relación laboral deja menos margen a la subjetividad. Reducción de la indemnización por despido improcedente. Será la equivalente a 33 días de salario por año de servicio, hasta 24 mensualidades. El abono de la indemnización determinará la extinción del contrato.

Contratos vigentes con anterioridad al 12 de febrero del 2012. El cálculo de las indemnizaciones se hará a razón de 45 días de salario por año de servicio por el tiempo anterior a dicha fecha y a razón de 33 días de salario por año de servicio por el tiempo de prestación de servicios posterior al 12 de febrero del 2012, el importe no podrá ser superior a 720 días de salario, salvo que del cálculo de la indemnización por el periodo anterior al 12 de febrero del 2012 resultase superior, pero no podrá superar en ningún caso las 42 mensualidades.

 Salario de tramitación. Quedan reducidos a los despidos improcedentes en los que el empresario optase por la readmisión del trabajador. Los representantes legales y delegados sindicales los percibirán en todo caso.
Extinciones por voluntad del trabajador. Se eliminan como justas causas aquellas condiciones que redundasen en perjuicio de su formación profesional.

Extinciones por causas objetivas. Se modifica la definición de las causas económicas y organizativas que justifican los despidos objetivos (artículo 51 y 52), siendo estas: Económicas, cuando de los resultados de la empresa se desprenda una situación económica negativa, en tales casos como la existencia de pérdidas actuales o previstas, o la disminución persistente de su nivel de ingresos o ventas. En todo caso, se entenderá que la disminución es persistente si se produce durante tres trimestres consecutivos. Organizativas, cuando se produzcan cambios, entre otros, en el ámbito de los sistemas y métodos de trabajo del personal o en el modo de organizar la producción.

Extinciones objetivas colectivas. Se suprime la intervención de la Autoridad Laboral como órgano que debe autorizar el expediente de regulación de empleo. En despidos colectivos que incluyan empleados de 55 o más, las empresas deberán abonar las cuotas destinadas a la financiación de un convenio especial. Todos ellos tienen que ir acompañados de un plan social de recolocación.

Formalmente no hay duda que la reforma abarata el despido. La reforma socialista introdujo el despido de 33 días de indemnización por año trabajado en los contratos de Fomento. España se situó en el puesto 14 en el ranking europeo. La reforma del PP ha reducido esta distancia a la mitad y nos sitúa entre los siete países con el despido más bajo de la eurozona, al generalizar los 20 días por año trabajado.

Además de reducir los días de la indemnización, clarifica las causas e introduce la opción de justificar un despido por un descenso persistente de ingresos (tres trimestres consecutivos). Todas las reformas realizadas desde 1997 han ido dirigidas a abaratar la indemnización de 45 días por año con un máximo de 42 mensualidades. El motivo ha sido que es más fácil para el empresario despedir que negociar. Ahora además con la nueva Reforma se le permite al empresario bajar salarios, mover tareas, cambiar horarios con la simple persistencia de una bajada de ingresos o ventas (tres trimestres). Las empresas ya han empezado a replantear su estrategia y en lugar de despidos plantean también reducciones salariales.

 

Powered by Drupal - Design by artinet