EL CREDO DE SERUNION

 

SE COMPONE DE 12 ESPÍRITUS.

El espíritu del operario:  es único y sin igual, de ciega y feroz acometividad, de buscar siempre realizar bien su faena y que eso lo note el cliente.

El espíritu de compañerismo: con el sagrado juramento de no abandonar jamás a un compañero en la tarea hasta acabar todos.

El espíritu de amistad: De juramento de amistad entre todos los compañeros.

El espíritu de unión y socorro: A la voz de “AYUDA” sea donde sea, acudirán todos y con razón o sin ella, socorrerán al operario que pida ayuda.

El espíritu de trabajo: jamás un operario dirá que está cansado hasta caer reventado, será el cuerpo más veloz y resistente.

El espíritu de sufrimiento y dureza:   No se quejará de fatiga, ni de dolor, ni de hambre, ni de sed, ni de sueño;  hará todos los trabajos, cocinará, fregará sartenes y perolas, barrerá, limpiará partidas, sacará basuras, trabajará en lo que le manden.

El espíritu de acudir al trabajo: Serunion , desde el hombre solo, hasta la empresa entera, acudirá siempre donde haya trabajo; de día, de noche, siempre, siempre, aunque no tenga orden para ello.

El espíritu de disciplina y obediencia: cumplirá con su deber, obedecerá hasta que dimita o le echen.

El espíritu de superación: La plantilla pedirá siempre trabajar, sin turno, sin contar las horas, ni los días, ni los meses, ni los años.

El espíritu de la muerte: El morir en el trabajo es el mayor honor. No se muere más que una vez. La muerte llega sin dolor y el morir no es tan horrible como parece, lo más horrible es vivir siendo un vago.

El símbolo de Serunion: Es el más glorioso, porque está teñido con el sudor de sus operarios.

Todos los operarios de Serunion: Son bravos y valientes, cada área tiene fama de bravura; aquí es preciso demostrar que centro es el más trabajador.

 

 

Powered by Drupal - Design by artinet